18 ene. 2010

Reconocer | reconoceR



 - ¿Ridículo? Defíname "ridículo", doctor.... Ridículo es pensar que la medicina moderna no puede sacar a un hombre de un coma pero se permite el lujo de diagnosticarme lo que ha pasado dentro de mi cabeza en todo este tiempo.
- No le quito parte de razón pero Robert, cálmese un momento y piense: Ha estado usted cuatro años en coma, y me está diciendo poco menos que en ese tiempo ha vivido, de alguna forma, ¡de la edad media en adelante!.
- Yo no he dicho eso, por favor preste atención. Le repito que no sé cómo definirlo, yo no diría que he vivido, sino que he estado entrando y saliendo de mi estado de inconsciencia durante todo este tiempo y que, cuando despertaba, me encontraba atrapado en un lugar que no sé definir, y siempre por breves espacios de duración. No sé como sucedía y tampoco sabía cómo controlarlo, simplemente... ocurría.
- ¿No recuerda cómo llegaba hasta allí en cada momento? ¿No se mezclan esos "recuerdos" con otros del hospital, de los cuidadores, de su familia visitándolo?
-No, no recuerdo haber percibido nada del "exterior", si se queda más tranquilo poniendo ese límite. En realidad era como despertar caminando entre brumas, en un aire muy espeso que me rodeaba y me asfixiaba... Y casi siempre había otra persona entre la niebla, y mi afán era alcanzarla pero no podía, nunca podía, sólo conseguía acercarme a unos metros de distancia, y luego terminaba diluyéndose y me dejaba de nuevo solo en la oscuridad. Con cierta frecuencia veía a la misma persona, luego cambiaba, y por las ropas podía adivinar la época en la que me encontraba. No lo puedo explicar ni recordar mejor, y de hecho a cada día que pasa siento que olvido un poco más lo que me ocurría. Pero eran personas de verdad, podía sentirlo.
- ¿No trató de ponerse en comunicación con ninguna de esas personas?
- De hecho lo intenté al principio pero era inútil, parecíamos estar en dimensiones diferentes, doctor, como si yo fuera a una velocidad y ellos a otra mucho más lenta, como ver un fotograma tras otro cada minuto. Una vez, sin embargo, sucedió algo curioso y creo que por eso mismo me acuerdo. Apareció una chica con un cartel en las manos. El cartel decía "Ana" y se veía como escrito al revés. Pero cuando quise decirle mi nombre, Robert Trebor, volvió a espesarse la niebla.
- Robert, le concedo que para la medicina moderna sigue siendo un misterio lo que ocurre en la mente de una persona en el estado en que usted ha vivido estos años, pero existen muchos casos certificados de, por ejemplo, daños en el lóbulo temporal, que producen alucinaciones y llegan a...
-¿Una misma alucinación repetitiva?
- En cualquier caso, usted ha estado las veinticuatro horas monitorizado, le garantizo que no se ha movido de aquí, y su actividad cerebral era prácticamente nula, solo tiene que mirar las gráficas y comprobará que...
- Doctor, no quiero ser grosero, de veras le estoy muy agradecido a usted y a todo el personal por todo este tiempo que me han cuidado pero no tengo la necesidad de seguir explicándome. Sé que para usted todo esto ha sido un delirio de mi mente durante el coma, y puede que tenga razón... Pero tengo la seguridad de que, de alguna manera, era real. Porque la realidad sólo la conocemos por nuestros sentidos, doctor, no tenemos ninguna otra certeza, si lo piensa. Quizás en este mismo momento, qué coño, estamos usted y yo en el sueño dentro del coma de otra persona o, quién sabe, en el desvarío de algún dios borracho que se cayó del Olimpo.
- Robert ...
- Seguiré viniendo a la rehabilitación, no sufra. Ahora, si es tan amable, me gustaría irme. No le extrañe verme por la televisión, pienso demostrar mi historia y la mejor manera será contarlo y tratar de encontrar a alguna de las personas que, estoy convencido, se encontraban conmigo de alguna manera durante mi... No, no lo pienso llamar sueño.
- No haga eso, le tacharán de iluminado, se reirán de usted...

Pero Robert ya no le escuchaba, salía en aquel momento del despacho, impulsando con decisión la silla de ruedas con furiosos movimientos de las manos. El doctor suspiró y se echó atrás en la silla, pinzándose el puente de la nariz con el índice y el pulgar.
- Disculpe, doctor Isasi ¿ha visto a la doctora Sarah O'Haras? -preguntó un enfermero asomándose a la puerta -La necesitamos en urgencias. Acaba de entrar una chica con cortes graves en un pie, dice que se lo hizo al romper un espejo.

Dramatis Personae: | Ana | anA | Robert Trebor | roberT treboR | Isasi | isasI | Sarah O'Haras | sarah'O haraS |

Leer más...

7 ene. 2010

Naturaleza en Bandeja

Estimado Señor Stormen:

Respondiendo a su solicitud, con número de referencia #213345-B, le comunicamos que nuestro Comité de Adopción ha analizado con sumo cuidado su expediente, encontrando en el mismo una serie de discrepancias que paso a indicarle:
-En el año 2006 se le concedió a alguien con el mismo nombre que usted la guardia y custodia de "Ficusín", durante la cual asistió dos únicas veces a las reuniones de control de cuidado recomendadas por nuestra asociación. El resultado final de esta experiencia piloto terminó trágicamente para "Ficusín", como aún hoy recordamos en las reuniones anuales.
-En el año 2007 se le concedió nuevamente a dicha persona otra custodia, en este caso la de "Arbustiko", del cual se registraron tres visitas de control, pero a partir de octubre de 2007 no se volvieron a recibir más noticias, no respondiendo usted a los requerimientos posteriores de la asociación.
-En 2008 nos consta que realizó usted la petición de que borráramos todos sus datos, acogiéndose a la nueva ley de Protección de Datos; con lo cual no mantenemos registro de su D.N.I., lo cual nos hace imposible cotejar que sea usted la misma persona que perpetró las dos adopciones fallidas que comento anteriormente en esta misma carta. Dado lo cual, y a pesar de las reticencias del Comité de Adopción, nos es imposible el negarle una nueva guardia y custodia, máxime cuando usted aporta experiencias tan fructíferas y gratificantes como la cría exitosa de lentejas y garbanzos entre algodones húmedos, lo cual garantiza una experiencia media-alta en el cuidado de especies vegetales.

Dicho lo cual, el Comité de Adopción no tiene más remedio que aceptar lenteja como animal de compañía y concederle la adopción de un "Operculicarya decaryi", que puede usted rebautizar como más le guste, fijando como única condición INDISPENSABLE el que usted vaya aportando noticias mensuales del cuidado, crecimiento y nutrición de dicho ejemplar, las cuales pueden y deber ser ofrecidas en un medio público, ya sea el B.OJ.A., el B.O.E. o su B.L.O.G. mismamente.

Sin otro particular, reciba un cordial saludo y esperamos disfrute largos años de su ejemplar.
Ana Mier de Cillas, secretaria del Ministerio Andaluz de Riqueza y Conservación de la Naturaleza (MARICONA)



Leer más...

4 ene. 2010

Movilmancia

Hace cientos de años, ciertos augures etruscos de la antigua Grecia se dedicaban a adivinar el porvenir en las entrañas de los animales. Elegían a una bestia, la sacrificaban, le abrían el bajo vientre y, según el estado de algunos órganos, así venía el futuro cercano. Naturalmente, el pobre bicho veía su futuro negro, negrísimo.

Como el cochinillo de Navidad viene limpio de la tienda, no me servía su hígado para prever lo que me depara este nuevo año... Así que he inventado un nuevo método de adivinación, más acorde con los tiempos que corren; consiste en cerrar los ojos, concentrarse y enfocar la mente hacia la pregunta o problema que deseas resolver, mientras das vueltas suavemente alrededor de ti mismo. Cuando te viene la visión, abres los ojos y con el teléfono móvil haces una foto que te ayudará a interpretar lo que se te viene encima.

Veamos algunas respuestas del destino:





-A la pregunta: "¿Cómo se me presenta la salud en este año?", yo dije "Espero que bien...", y la realidad ha respondido...


¿-20 grados? ¿Y en Almería? ¿Esto qué quiere decir? ¿Que frío, frío, chungo, chungo? ¿Acaso es la temperatura a la que conservan los cadáveres en el tanatorio? Yuyu, yuyu, siguiente cuestión...







 

-A la pregunta: "¿Voy a mojar cacho en el 2010?", yo pensé "Pues no estaría mal, ya  tengo una edad pero todavía hay donde rascar", y la realidad ha respondido...

Buenoooo, esto creo que está mucho más claro ¿no? Una pera con complejo de plátano... Sobran las palabras. Venga, la última pregunta...






- A la pregunta: "¿Saldremos de la crisis en este pais, algún dia?", yo pensé "Espero que sí, claro, desde luego ya toca", y la realidad ha respondido...

Una vieja con el escudo franquista como broche... ¿Una grande y libre? ¿Cómo coño se interpreta eso? Miedo me da siquiera plantearme esto, casi tanto como el que me produjo la mirada de la señora cuando se dio cuenta de que le hacía la foto en la cola del hiper.


Creo que voy a dedicarme a leer los posos del café, mucho más clarificador.

Leer más...