18 ene. 2010

Reconocer | reconoceR



 - ¿Ridículo? Defíname "ridículo", doctor.... Ridículo es pensar que la medicina moderna no puede sacar a un hombre de un coma pero se permite el lujo de diagnosticarme lo que ha pasado dentro de mi cabeza en todo este tiempo.
- No le quito parte de razón pero Robert, cálmese un momento y piense: Ha estado usted cuatro años en coma, y me está diciendo poco menos que en ese tiempo ha vivido, de alguna forma, ¡de la edad media en adelante!.
- Yo no he dicho eso, por favor preste atención. Le repito que no sé cómo definirlo, yo no diría que he vivido, sino que he estado entrando y saliendo de mi estado de inconsciencia durante todo este tiempo y que, cuando despertaba, me encontraba atrapado en un lugar que no sé definir, y siempre por breves espacios de duración. No sé como sucedía y tampoco sabía cómo controlarlo, simplemente... ocurría.
- ¿No recuerda cómo llegaba hasta allí en cada momento? ¿No se mezclan esos "recuerdos" con otros del hospital, de los cuidadores, de su familia visitándolo?
-No, no recuerdo haber percibido nada del "exterior", si se queda más tranquilo poniendo ese límite. En realidad era como despertar caminando entre brumas, en un aire muy espeso que me rodeaba y me asfixiaba... Y casi siempre había otra persona entre la niebla, y mi afán era alcanzarla pero no podía, nunca podía, sólo conseguía acercarme a unos metros de distancia, y luego terminaba diluyéndose y me dejaba de nuevo solo en la oscuridad. Con cierta frecuencia veía a la misma persona, luego cambiaba, y por las ropas podía adivinar la época en la que me encontraba. No lo puedo explicar ni recordar mejor, y de hecho a cada día que pasa siento que olvido un poco más lo que me ocurría. Pero eran personas de verdad, podía sentirlo.
- ¿No trató de ponerse en comunicación con ninguna de esas personas?
- De hecho lo intenté al principio pero era inútil, parecíamos estar en dimensiones diferentes, doctor, como si yo fuera a una velocidad y ellos a otra mucho más lenta, como ver un fotograma tras otro cada minuto. Una vez, sin embargo, sucedió algo curioso y creo que por eso mismo me acuerdo. Apareció una chica con un cartel en las manos. El cartel decía "Ana" y se veía como escrito al revés. Pero cuando quise decirle mi nombre, Robert Trebor, volvió a espesarse la niebla.
- Robert, le concedo que para la medicina moderna sigue siendo un misterio lo que ocurre en la mente de una persona en el estado en que usted ha vivido estos años, pero existen muchos casos certificados de, por ejemplo, daños en el lóbulo temporal, que producen alucinaciones y llegan a...
-¿Una misma alucinación repetitiva?
- En cualquier caso, usted ha estado las veinticuatro horas monitorizado, le garantizo que no se ha movido de aquí, y su actividad cerebral era prácticamente nula, solo tiene que mirar las gráficas y comprobará que...
- Doctor, no quiero ser grosero, de veras le estoy muy agradecido a usted y a todo el personal por todo este tiempo que me han cuidado pero no tengo la necesidad de seguir explicándome. Sé que para usted todo esto ha sido un delirio de mi mente durante el coma, y puede que tenga razón... Pero tengo la seguridad de que, de alguna manera, era real. Porque la realidad sólo la conocemos por nuestros sentidos, doctor, no tenemos ninguna otra certeza, si lo piensa. Quizás en este mismo momento, qué coño, estamos usted y yo en el sueño dentro del coma de otra persona o, quién sabe, en el desvarío de algún dios borracho que se cayó del Olimpo.
- Robert ...
- Seguiré viniendo a la rehabilitación, no sufra. Ahora, si es tan amable, me gustaría irme. No le extrañe verme por la televisión, pienso demostrar mi historia y la mejor manera será contarlo y tratar de encontrar a alguna de las personas que, estoy convencido, se encontraban conmigo de alguna manera durante mi... No, no lo pienso llamar sueño.
- No haga eso, le tacharán de iluminado, se reirán de usted...

Pero Robert ya no le escuchaba, salía en aquel momento del despacho, impulsando con decisión la silla de ruedas con furiosos movimientos de las manos. El doctor suspiró y se echó atrás en la silla, pinzándose el puente de la nariz con el índice y el pulgar.
- Disculpe, doctor Isasi ¿ha visto a la doctora Sarah O'Haras? -preguntó un enfermero asomándose a la puerta -La necesitamos en urgencias. Acaba de entrar una chica con cortes graves en un pie, dice que se lo hizo al romper un espejo.

Dramatis Personae: | Ana | anA | Robert Trebor | roberT treboR | Isasi | isasI | Sarah O'Haras | sarah'O haraS |

12 Relámpagos:

Efter dijo que...

Átale, demoníaco Caín, o me delata (Julio Cortázar).

Lukas ThyWalls dijo que...

Miedo me das. Recuerdos tristes me vienen.
Y cobra mas sentido la desaparicion del Infierno de los Comentarios, que de todo me doy cuenta.

A sus pies, artista.

PD.: Me siento observado

Thiago dijo que...

jaj genial, cari, yo pensaba que igual era mi abuela fantasma, pero creo que nunca se visitió de hombre...

Que conste que ya la primera parte era genial del todo, jaja Y la verdad es que en mi ciudad de nacimiento había un comercio que tenia asi dos espejos enfrentados, tu imagen se duplicaba hasta el infitino y yo recuerdo que jugaba a intentar contar las veces que mi propia imagen se repetía. Es un juego muy curioso....

pero es que luego ya le das un giro espectacular que hace que uno se quede mas atontado e intranquilo, jaja

Bezos.

@ELBLOGDERIPLEY dijo que...

Vaya con el Robert Trebor, y con Ana, que no es "Caótica Ana" sino un poco Alicia...
Ese señor tenía que estar pasándolo fatal ahí dentro, como un sandwich envasado al vacío, ó como un periquito en su jaula de cristal (nunca mejor dicho).
Muy bonita e inspirada historia, me encantó.

Tanhäuser dijo que...

Espectacular, querido Efter. Sencillamente espectacular. La primera parte ya era una obra de arte pero luego, la sorpresa de la segunda lo convierten en un relato extraordinario.
Mi más sentida admiración, querido amigo.
Fuisteis, sois y seréis el número uno. Sin duda alguna.

caotico_jq dijo que...

Chiqui, ¿esta maravilla la has escrito tú? Porque si es así, me quito el sombrero, la camiseta y los hotpants dorados. Me ha encantado, de verdad, aunque más la primera parte (que me parece de lo más inquietante y redonda) que la segunda. Deberías presentarlo a algún concurso.

P.D: El palíndromo de Cortázar es buenísimo, ¿cómo se le ocurriría?

Maritoñi dijo que...

Estoy de acuerdo, es una pena que se quede en el blog y no lo envíes a algún concurso. Está genial. Por probar... no pierdes nada.

Besos con azúcar glasé

Efter dijo que...

No creas que no lo pensé, Lukas, pero creo que a veces imaginarse otras posibilidades, por fantasiosas que sean, pueden aliviar un dolor que, al fin y al cabo, mala solución tiene excepto el paso del tiempo. En cualquier caso espero que no os hayais molestado, ya sabes que no me refería a ... bueno ya sabes! Un abrazote

Pues gracias, Thiago, en realidad es una historia que llevaba un tiempo rondándome pero sin una estructura clara. Bezos plateados ;D

Jajaj sabía que tú pillarías la fuente de Medem, Ripley ;) En realidad no hay muchos nombres palindrómicos de los cuales tirar, y no iba a poner a Otto estando Ana jaja, o a Sara Baras que no pinta nada en este tablao :D

Eso es que usted me mira con buenos ojos, señor Tanh jaja, pero es mutuo, es mutuo. Nada de números uno, seguro que tus lectores estarían de acuerdo conmigo en pensar justo lo contrario ;)

Jo, muchas gracias, Caótico, tu comentario me ha hecho mucha ilusión pero la historia, sobre todo la segunda, como dices, me sigue pareciendo que necesita otra revisión pero ya me mareaba con tanto espejo. Un abrazo!!

Maritoñi, mientras la presento o no, tienes dos espejos para mirarte, uno por personalidad jajaja vaya regalo te he hecho ;)

Lukas ThyWalls dijo que...

Se lo que te refieres, Efteriño y para nada molestias... si hubo un blog de uno, no te creas que se penso hacer un blog del otro...

Bequi in Fuxia dijo que...

lo de tener a un hombre detrás mientras se mira al espejo es muy femenino.las mujeres solemos llevar a un hombre interno siempre con nosotras hagamos lo que hagamos,incluso haciendo cosas para nosotras.

niñaca dijo que...

Que bien estar rodeada de amigos y amiga con tanto ingenio y talento. sigue así.

Suntzu dijo que...

Magnífico, Efter. (Aplausos). Me ha encantado. Muy bueno lo de los nombres. Y la historia. Y los espejos (muy borgiano, por cierto).

Felicidades, artista.
Y cuelga otro cuando puedas.